El increíble secreto del vino para cada ocasión

“Lo importante no es dónde, sino con quién”, es una frase repetida diariamente y, en parte, está llena de sinceridad, puesto que lo hemos experimentado todos.

Puedes irte a la Piazza San Marco de Venecia, al Puente de Carlos de Praga o ver el Parlamento de Budapest por la noche, y por supuesto, disfrutar del encanto y la magia de estos lugares. Pero como seres humanos, tenemos la necesidad de compartir experiencias con otras personas. También, y no menos importante, debemos tener en cuenta esos pequeños detalles que marcan la diferencia, como un delicioso vino acompañado de buena música, y si es con un buen clima o aperitivo, mejor.

Es por eso que surge el late motiv de este post. ¿Qué vino es el apropiado para cada ocasión?

Poder disfrutar de la belleza de un paisaje único con la persona adecuada es una situación que no todo el mundo ha experimentado, y en la que un buen vino se convierte en el actor principal, aportando color al escenario, y un toque de exclusividad. En definitiva, hace especial el momento. En este escenario, el vino dice mucho de la personalidad de una persona, y tiene el gran poder de transmitir lo que queremos decir, por lo que podríamos optar por un vino tinto afrutado o especiado. ¿A quién no le gustaría ver las mejores vistas de Gibralfaro en Málaga, con un buen vino y una relajante melodía de jazz de fondo?

Si quieres compartir las anécdotas más divertidas con tus mejores amigos/as, el más afín a esta situación sería un vino con aires de fiesta, y sobre todo que evoque a situaciones de esos veranos en que pasaban las horas en una terraza con el sol en la cara, un sabor más suave, puesto que el protagonista de este escenario es la conversación, por ello, sería una buena opción un vino blanco. Los vinos blancos saben a amistad, no cabe duda.

Por último, aunque no por ello menos importante, tenemos al rey de las celebraciones, el maestro de los brindis, siempre presente en ocasiones especiales como Nochevieja, cumpleaños, bautizos, y otros festejos de esta índole. Y este no podía ser otro que nuestro amigo el vino espumoso.

Después de las distintas situaciones que hemos expuesto, y de las que tú imaginas de por sí, te habrás dado cuenta de la importancia del tipo de vino para cada una, e incluso de la importancia de su presencia, comparable a cómo vestirse dependiendo de la ocasión. Por ello, el vino puede ser un gran acompañante desde la situación más exclusiva a la más personal.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies