Clasificación de los vinos según su edad

Existen varias formas de clasificar el vino, como pueden ser la variedad de la uva, el color, su contenido en azúcares, etc. Pero en el post de hoy nos centraremos en la clasificación del vino según su edad. Así que, si quieres convertirte en todo un experto vinícola, te proponemos que nos acompañes.

Al igual que ocurre con las personas, los vinos también se comportan de formas diversas al cumplir años, a unos les sienta bien envejecer de una forma, a otros de otra diferente, ¡y hay vinos que son como Peter Pan y no quieren hacerse mayores nunca!

Antes de entrar en materia, es necesario aclarar que esta clasificación tiene algunas variaciones dependiendo de la D.O de la que se trate, por lo que los tipos en los que vamos a clasificar los vinos según su edad, vendrán definidos por periodos con ciertos márgenes de variación, pero a grandes rasgos, podemos diferenciar dos clases de vino: por un lado los jóvenes, y por otro los crianza, reserva y gran reserva.

  1. Vinos jóvenes: son aquellos que no han pasado un periodo de crianza en madera tras la vendimia. Dentro de los vinos jóvenes podemos encontrar tanto blancos, como tintos y rosados. Estos vinos son muy peculiares, ya que conservan muchas características de la uva de la que proceden, y al no estar envejecidos en madera, tienen un sabor único y fácilmente reconocible.

 

  1. Vinos crianza: dentro de esta subcategoría, podemos encontrar tres tipos (crianza, reserva y gran reserva), y tienen en común que han pasado un mínimo de tiempo entre barrica y botella por lo que, a diferencia de los vinos jóvenes, sus características están condicionadas tanto por el tipo de uva de la que proceden como al tipo y tiempo de envejecimiento que se le aplica. De esta forma distinguimos entre:

 

  • Crianza: son aquellos cuyo envejecimiento mínimo ha de ser de 2 años, de los cuales 6 meses al menos han de ser en barrica de roble. En vinos tintos, el tono se acerca al rojo intenso-violeta, mientras que en blancos vemos tonos dorados hacia pajizos.
  • Reserva: son vinos con un envejecimiento mínimo de 3 años, de los cuales 1 año ha de ser en barrica de roble. Puede distinguirse de un joven por su aspecto, ya que en tintos se pierde intensidad en ese color rojo característico, y en blancos se va oscureciendo ese amarillo pajizo de los vinos jóvenes.
  • Gran reserva: tienen un envejecimiento mínimo de 5 años, de los cuales 2 han de ser en barrica de roble y 3 en botella. Los tintos gran reserva tienen un aspecto rojo anaranjado y más espeso, mientras que los blancos tornan su amarillo claro en un tono más dorado oscuro-amarronado.

Como curiosidad, y ya que atañe a muchos de nuestros vinos, la D.O Málaga debido a la tradición bodeguera de la ciudad, da un nombre distinto a cada vino en función del envejecimiento que hayan sufrido:

  • “Pálido” con un envejecimiento de hasta 6 meses
  • “Noble”, de 2 a 3 años
  • “Añejo”, de 3 a 5 años.
  • “Trasañejo”, superior a 5 años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies