El vino tinto como afrodisíaco natural

Es cierto que la ingesta de vino no deja indiferente a nadie, aunque todo depende de la cantidad que tomemos. Esto sucede con todas las bebidas alcohólicas, pero en concreto, el vino tinto es considerado como uno de los mejores afrodisíacos para el amor.

Pero… ¿qué será eso que tiene el vino para convertirlo en afrodisíaco? ¡La respuesta está en la química!

Tanto el vino como el alcohol en general, contienen etanol, una sustancia que estimula una parte del cerebro denominada hipotálamo, que controla las funciones básicas y los niveles hormonales, lo que da lugar a sensaciones de relajación.

Al igual que otros alimentos como el chocolate, el vino tinto también contiene aminas que son componentes orgánicos naturales con propiedades afrodisíacas. Una de las aminas más conocidas es la histamina, la cual tiene un efecto sedante que puede comprimir receptores en el cerebro responsables de estados de ansiedad; también puede ser un estimulante.

Pero ¿qué estimula el vino en nosotros?

Por un lado, el vino tinto puede aumentar la cantidad de testosterona en los hombres. El ingrediente clave en el vino es la quercetina, que bloquea la eliminación natural de testosterona a través de la orina. Igualmente, el exceso tendrá el efecto contrario.

En cambio, en las mujeres el consumo moderado de vino incrementa el deseo sexual al aumentar la presión sanguínea en las zonas erógenas.

Pero ¿sólo son las sustancias químicas del vino las que lo convierten en afrodisíaco?

Pues no, este nuestro caldo es tan magnífico que posee otras cualidades que le confieren esta característica. Por un lado, los distintos aromas del vino pueden llegar a ser estimulantes, pero actúan de forma diferente en los hombres que en las mujeres e incluso de unas personas a otras.

También es cierto que el vino tiene antioxidantes y polifenoles que en ingestas moderadas dan un brillo especial a la piel, y esto te puede echar una mano a la hora de seducir a la persona que deseas.

Por estas razones, cuando uno se toma unas copitas de vino se siente la mar de bien, así que recuerda, cuando se trata del binomio vino y seducción, bebe moderadamente, elije una buena botella, un buen ambiente, ¡y disfruta de la magia del momento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
//]]>