Cristal o vidrio, esa es la cuestión

Cristal o vidrio, esa es la cuestión…

¿Pensabas que era lo mismo?

Tranquil@, el 99% de la población también, ¡pero a partir de hoy daremos un paso más en el camino del experto en vino!

En cuanto al aspecto de la copa, son varios los motivos por los que podemos diferenciar una de cristal de una de vidrio, y para ello, solo tendremos que hacer uso de nuestros sentidos. Si observamos una copa de cristal, veremos un brillo más acentuado, una transparencia mayor y un aspecto más fino, elegante y delicado. Debido a su composición, son más pesadas que las de vidrio, tienen un tacto más agradable a la hora de catar, y permiten acumular el aroma del vino con mayor eficacia.

Pero si esto no es suficiente, puedes usar tu sentido del oído. Brinda con la persona con la que te guste compartir una buena botella de vino y escucharás un sonido mucho más fino al golpear las copas, la sinfonía del cristal.

A parte del aspecto de la copa de cristal, mucho más vistosa y sofisticada, ¡también cambia el sabor del mágico caldo que contiene! Y es que los materiales de los que se compone son diferentes a la de vidrio, ya que el cristal contiene dosis de plomo (al menos entre un 5%-9%, no superando por motivos de salud el 24% del material), mientras que el vidrio no.

Esperamos que os haya sido útil la información en vuestro camino vinícola, y aunque tengan un precio más elevado, os recomendamos tener en casa siempre unas buenas copas de cristal para disfrutar de una botella en la mejor compañía.

¡Chin-chin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
//]]>